Loading...

6 SENCILLOS PASOS PARA ESTABLECER METAS FINANCIERAS

Para establecer tus metas financieras primero averigua qué es lo que te importa. Pon todo, desde lo mas practico hasta lo mas caprichoso que venga a tu mente.

Ahora organiza por lo que está a tu alcance, lo que te llevará poco tiempo y cuál debe ser parte de una estrategia a largo plazo.

Puedes aplicar una estrategia de objetivos SMART. Es decir, asegúrate de que tus ambiciones sean específicas, medibles, alcanzables, relevantes y con un tiempo.

Crea un presupuesto realista. Controla tus ingresos y tus gatos y utiliza tu presupuesto para tapar fugas financieras.

De esta manera, te aseguras de tener un presupuesto fuerte, realista y podrás empezar a ver un poco de dinero sobrante. Cualquiera que sea la cantidad, ponla en una cuenta de ahorro y empieza a conseguir las primeras cosas de tu lista.

Aquí algunos ejemplos de metas financieras

Estos son algunos ejemplos de objetivos financieros que puedes considerar establecer para ti.

1. Haz un presupuesto y vive de él.

2. Paga la deuda de tu tarjeta de crédito.

3. Tene un fondo de emergencia.

4. Ahorra para la jubilación

5. Inicia tu negocio.

6. Desarrolla habilidades para mejorar tus ingresos.

7. Ahorra para la educación de sus hijos.

8. Guarda para el pago inicial para una casa.

9. Mejora tu puntaje de crédito.

10. Haz ese viaje que siempre has soñado.

“La conclusión es que todos pueden hacer más, y todos deberían hacer más, para planificar su futuro financiero”, dijo Annamaria Lusardi, profesora de la Universidad George Washington que es una de las principales expertas del mundo en gestión de deudas. “Haga un plan, luego siga ese plan”.

Pero ¿Cómo lograr tus metas financieras?

La mejor manera de alcanzar tus metas financieras es haciendo un plan que priorice esas metas.

Al examinar tus propios objetivos, descubrirás que algunos son amplios y de gran alcance mientras que otras tienen un alance limitado. Tus metas pueden ser separadas en tres categorías.

1. Las que son a corto plazo tardan menos de un año en alcanzarse. Los ejemplos pueden incluir tomar vacaciones, comprar un refrigerador nuevo o pagar una deuda específica.

2. Las que son a mediano plazo no se pueden alcanzar de inmediato, pero no deberían tomar muchos años. Los ejemplos pueden ser la compra de un automóvil, titularte o certifícate, o el pago de tus deudas.

3. Las que son a largo plazo (más de cinco años) pueden tardar varios años en cumplirse y, como resultado, requieren compromisos más prolongados y, a menudo, más dinero. Por ejemplo pueden incluir comprar una casa, ahorrar para la universidad de tus hijos o una jubilación cómoda.

Establecer tus objetivos implica decidir qué objetivos pretendes alcanzar, estima la cantidad de dinero necesario y otros recursos y planea cuánto tiempo va a tomar conseguirlo.

Desarrollar una tabla de metas

Puedes desarrollar un cuadro de objetivos financieros, esto es una buena manera de comenzar el proceso de alcanzarlos.

Te comparto estos 5 pasos para hacer una tabla de metas:

1. Anota un objetivo financiero personal. Que sea específico, medible, orientado, realista y debe tener una línea de tiempo.

2. Decide si tu meta es a corto plazo, a mediano plazo o a largo plazo, y crea una línea de tiempo para esa meta. Esto puede cambiar en cualquier momento en función de tu situación.

3. Determina cuánto dinero necesitas ahorrar para alcanzar tus metas y separa esa cantidad por mes y/o año.

4. Piensa en todas las formas en que puedes alcanzar ese objetivo. Incluye ahorrar, recortar gastos, ganar dinero extra o encontrar recursos adicionales.

5. Decide cuál es la mejor combinación de formas para alcanzar tu meta y escríbelas.

Todo esto puede parecer un poco abrumador, pero es mejor establecer metas alcanzables y que puedes incrementar con el paso del tiempo. Prioriza, luego logra y después de logar algunos objetivos, empezarás a ganar confianza en la manera que estás tomando decisiones. Esto te motivará a alcanzar los objetivos más difíciles o que veías inalcanzables.

 Metas a corto plazo

Este tipo de metas puede ser desde cosas que puedes cumplir en días, semanas o un par de meses. Son cosas como terminar un libro, comprar un mueble que necesitabas, mejorar algunas cosas en tu casa, ahorrar para unas vacaciones.

Este tipo de metas te puede ayudar a tener un mejor manejo de tu presupuesto, al ajustar tus hábitos financieros para lograr esa meta en específico, te ayuda a eliminar deudas y ahorrar una cantidad precisa al mes.

La satisfacción que te da ver una de estas metas cumplidas, te da el empuje necesario y la confianza que en ocasiones no tenemos para seguir cumpliendo todas las metas por más lejos que las veas.

Metas a mediano plazo

Este tipo de metas son cosas que tardan un poco mas en completarse y conllevan un poco más de esfuerzo. Pueden llevar un tiempo de algunos meses o un par de años, pero no mucho mas que eso. Son cosas como, ahorrar para comprar un coche, titularte o certificarte en un curso que te interese o pagar tus dudas o incluso tomar un año sabático.

Para lograr estos objetivos puedes aplicar una vez más la estrategia SMART. Evita poner objetivos tan altos que la frustración intervenga para poner en cortocircuito tus ambiciones.

Un objetivo clave a mediano plazo podría ser desarrollar múltiples fuentes de ingresos. Esto no significa trabajar todos los fines de semana en cualquier cosa de medio tiempo. Si no podría ser, el aprender a monetizar un pasatiempo o comenzar un negocio pequeño.

Metas a largo plazo

Por lo general este objetivo es financiar una jubilación cómoda para ti. Nunca es demasiado temprano para empezar con depósitos regulares y automáticos en una cuenta de inversiones y ahorrar para tu vejez.

Otros objetivos financieros a lago plazo pueden ser vivir sin deudas, pagar tu hipoteca, tomar un viaje lago, ahorrar para la universidad de tus hijos.

Estas metas son mayores a 5 años.

Consejos y recursos para establecer metas

Hay maneras para ayudarte a mantenerte en curso para cumplir tus metas. Hay aplicaciones que te ayudan a tener un seguimiento, la tecnología sin duda es una gran herramienta.

Pero si te gustan más los métodos convencionales. Puedes hacer un visión-board que te ayude a mantenerte concentrada en tus objetivos

“Si lo ves, lo crees”, dijo Wohlwend. “. Eso puede ayudarte a motivarte. Cualquiera que sea el método, si te pone en el camino correcto, vale la pena “.

Cuando la balanza finalmente se inclina a tu favor, es humano buscar una recompensa, como un pastel de chocolate. Eso también es cierto en el mundo de las finanzas. Cuando alcanzas tus metas de dinero, ya sea a través del progreso incremental o la línea de meta de retiro, no hay nada de malo en celebrar un trabajo bien hecho.

Por qué debería establecer metas financieras

Allen Wohlwend, CPA y planificador financiero certificado en St. Petersburg, Florida, ofrece una variedad de servicios a sus clientes. Algunos necesitan ayuda con sus impuestos, otros quieren ayuda con los fondos de jubilación y muchos necesitan resolver su panorama financiero general”.

Hay un hilo común: ¿cuál es su objetivo financiero?

“Para cualquiera que entre por la puerta, si no tienen algunas metas financieras, si no han planeado, es como dice el dicho, probablemente planean fallar”, dijo Wohlwend. “Los que miran hacia el futuro y tienen algún concepto sobre lo que quieren hacer con su dinero, los que ponen en marcha un plan y establecen algunos buenos hábitos, esas personas son de oro”.

En consecuencia, hay reglas de oro.

Sin embargo, las reglas no son férreas. Carl Richards, un planificador financiero certificado en Park City, Utah, los llama “adivinanzas”. ¿Quién sabe lo que está por venir en 30 años? Para el caso, ¿quién sabe lo que está por venir la próxima semana? Así que las personas más inteligentes y mejor preparadas hacen las mejores suposiciones posibles.

“Cuando estaba estudiando para convertirme en un planificador financiero certificado, el llamado “número” fue muy importante “, dijo Wohlwend. “Ese el número al que tenemos que llegar cuando tengamos 65 años para brindarnos el estilo de vida que queremos para el resto de nuestras vidas”.

“Pero, ¿y si hay una recesión económica? ¿Qué pasa si las circunstancias cambian? No es solo el número lo que importa para establecer sus objetivos financieros. Es el proceso en sí. Estás estableciendo buenos hábitos. Si te adhieres a patrones de ahorro consistentes, te has configurado para el éxito “.