6 Tips para Procrastinar de Mejor Manera

6 Tips para Procrastinar de Mejor Manera

¡No dejes de procrastinar! ¡Hazlo de mejor manera!

Si, leíste bien, el punto es hacerlo de manera correcta. Canaliza un mal hábito en algo que realmente hace tu vida más fácil.

Si le preguntas a Frank Partnoy, profesor de la Escuela de Derecho de Berkeley y autor de Wait: The Art and Science of Delay, la postergación ha recibido un mal nombre. "La realidad es que todo el mundo está postergando algo... todo el tiempo", dice, incluido él.

La filosofía de Partnoy es esta: el postergar cosas es una parte necesaria de la vida moderna. Todos tenemos más tareas esperándonos de las que podríamos hacer al mismo tiempo, así que, por supuesto, dejamos las cosas por días, a veces semanas. El problema, dice, es cuando demoramos mucho, por ejemplo, cuando esperamos estudiar para un gran examen hasta las últimas horas, o cuando demoramos una llamada telefónica urgente y decidimos “echarnos un clavado” a las redes sociales.

El "retraso de las tareas", apoya la idea de que postergar las cosas puede ser beneficioso. La investigación en McGill y en la Universidad Nacional de Seúl, por ejemplo, encontró que para algunos retrasos crónicos, las tácticas de demora culminaron en "resultados de rendimiento que fueron casi idénticos, y en algunos casos incluso mejores que, las personas que no son procrastinadores".

El equilibrio es relajarte y ser amable contigo misma, pero aun así responsabilizarte.

Sin embargo, si eres una procrastinadora empedernida, solo saber que hay una mínima diferencia no te llevará a algo "bueno". Y luego hay personas, como yo, que luchan contra el problema opuesto: tratamos de encargarnos de todo lo antes posible, dejándonos ansiosas y con el cerebro dividido. Pero dondequiera que caigas, hay formas comprobadas de caminar por la cuerda floja de hacer y postergar.

Haz una lista

Lo primero es lo primero: toma un pedazo de papel y un bolígrafo (las investigaciones han demostrado que escribir a mano es más efectivo para la retención y el pensamiento). Escribe todo lo que hay actualmente pendiente. Coloca la tarea que estás evitando en la parte superior y calcula la cantidad mínima de tiempo que necesitarás para completarla. Y así continúa con las cosas más importantes al principio de la lista.

Muchas personas que tienen la costumbre de retrasar sus pendientes, usan este método para engañarse a sí mismas: cuando su cerebro está luchando contra la acción, la productividad en otra aún se sentirá aliviada. El equilibrio aquí es relajarte y ser amable contigo misma, pero aun así responsabilizarte. El beneficio adicional es que una vez que te hayas ocupado de otras cosas productivas, habrás tenido la gran tarea en el fondo de tu mente lo suficiente como para considerar cómo hacerlo con más intención. Como beneficio adicional, ya habrás acumulado algo de impulso al hacer algo más.

Te puede interesar: 3 Formas En Las Que Un Diario Puede Llevarte A Una Vida Mejor

Ten un plan de respaldo y mantente tranquila

Según Bill McCown, terapeuta e investigador de psicología en la Universidad de Louisiana en Monroe, los procrastinadores exitosos difieren de los no exitosos en dos formas principales. Primero, usualmente tienen algún tipo de plan de contingencia. "Digamos que voy a ir a algún lugar este fin de semana, y sé que no conseguiré un hotel hasta el miércoles, porque el miércoles hay mejores ofertas en hoteles", dice McCown. Un "mal procrastinador" dependerá completamente de este plan y creerá que se pierde toda esperanza si no hay más habitaciones de hotel disponibles para cuando llegue el miércoles. Un "buen procrastinador", por otra parte, habrá formulado algún plan alternativo a la reserva de hotel: tendrá que confiar en el sofá de un amigo, o ha revisado algunos lugares en Airbnb.

Segundo, los "malos procrastinadores" tienden a estar más ansiosos que los buenos. "La ansiedad puede motivar, pero una vez que llegan las complejidades de una tarea, no pueden hacerlo", dice McCown. Los postergadores realistas, por el contrario, tienden a ser capaces de completar tareas una vez que finalmente se sientan a hacerlas. Si te sientes ansiosa por tu postergación, dice McCown, prueba la meditación consciente o algo más para despejar la cabeza, como salir a caminar. Si la ansiedad no desaparece, comienza por abordar los elementos menos complejos cognitivamente en tu lista de tareas pendientes, como sacar la basura o hacer un viaje a la tienda, como un calentamiento para las tareas más exigentes.

Posterga como una profesional

En una sección del libro de Partnoy, él examina qué diferencia a los tenistas profesionales de los amateur. Descubrió que la principal diferencia era que los jugadores profesionales esperaban un poco más antes de lanzar la pelota, unos 50 milisegundos. "Solo un poco [de retraso] y obtienen más información sobre la velocidad, el vuelo y la trayectoria de la pelota", dice. De manera similar, cuando Partnoy habló con los médicos, muchos hablaron sobre retrasar sus decisiones para tratar a pacientes con lesiones críticas hasta el último segundo razonable. Al esperar, explicaron los médicos, pueden tomar sus decisiones cruciales con la máxima cantidad de información que pueden obtener en el plazo que permiten las lesiones de sus pacientes.

Caminar (o correr)

Para académicos, músicos y otras personas cuyo trabajo involucra creatividad o resolución de problemas, tratar de forzar a realizar rápido un proyecto, a menudo conduce a resultados que se sienten sofocados o atrofiados. El trabajo de calidad requiere tiempo y, a menudo, requiere cierta distancia mental, y una de las mejores maneras de obtener esa distancia es moverse. Una gran cantidad de evidencia, tanto anecdótica como experimental, ha demostrado que el movimiento ayuda a la mente a procesar la información y aumenta la creatividad. Pychyl recomienda correr, pero nadar, andar en bicicleta o incluso caminar también lo harán.

Ser más estratégica

Partnoy ha notado que algo de lo que muchos procrastinadores hablan constantemente es su relación con el correo electrónico. "El correo electrónico es lo clásico en el que sentimos que debemos responder de inmediato", dijo. Esta presión tiende a inspirar una de dos respuestas: algunas personas usan el correo electrónico como excusa para postergar otras tareas, mientras que otras, sintiéndose abrumadas por la montaña de la comunicación virtual, postergan la escritura o respuesta a correos electrónicos.

Un punto intermedio más productivo, según Partnoy, es una estrategia de correo electrónico que implica considerar la naturaleza de cada correo electrónico que recibe, etiquetarlo según la urgencia, y responder a su debido tiempo.

Artículo relacionado: 3 Secretos Para Ser Más Estratégica

Obtén ayuda si la necesitas

Por supuesto, no todas podrán canalizar su postergación hacia hábitos productivos. Eso es parte de la naturaleza, inherente a la "mala clase" que es un impulso destructivo, una necesidad profunda de evitar lo más importante.

Si todos los demás consejos y trucos fallan, consulta a un terapeuta, de preferencia con alguien que se especialice en la procrastinación y algunos de sus trastornos mentales subyacentes más comunes: la ansiedad y la depresión.

Hablar con un terapeuta también puede ayudarte a superar el estigma relacionado con ser una retardadora habitual. No hay nada de malo en esto, a pesar de que la sociedad lo etiqueta como tal. Si puedes esperar hasta el último minuto y seguir haciéndolo, es genial. La conclusión es que las personas solo tienen que ser honestas sobre su comportamiento, como lo serían con cualquier cosa.

LO MEJOR DE NINJA MAMI

6 Tips para Procrastinar de Mejor Manera
6 Tips para Procrastinar de Mejor Manera
6 Tips para Procrastinar de Mejor Manera
6 Tips para Procrastinar de Mejor Manera