Loading...

Conoce el Poder de tu Mente con estos Sencillos Ejercicios

Ok, mira a la siguiente elegante mujer de perfil.

La viste, genial. Ahora ve la imagen otra vez pero busca a una viejita con una narizota.

¿También la viste? Claro, al leer la oración de arriba le diste la instrucción a tu cerebro de que lo hiciera y lo lograste.

Tu cerebro sigue las instrucciones que le des. El problema está que el 99% del tiempo no controlamos esas instrucciones.

Vamos a hacer otro ejercicio.

Por favor, te lo pido, no pienses en el color negro, no lo hagas. Y no voltees a ver nada negro.

¿Qué fue lo primero que hiciste?

Pensar en el color negro verdad, y después volteaste a ver qué había negro cerca de ti. Es más, seguro estás viendo más cosas negras de las que te imaginaste que había en dónde estás.

¿Empiezas a entender el poder de la mente? lo que le decimos que haga, lo hace. Y algo muy curioso es que nuestra mente no entiende la palabra NO. Por eso cuando te dije que NO pensaras en el color negro tu mente pensó en el color negro.

Por eso tienes que decir “Quiero sentirme bien” en vez de “No quiero sentirme mal”, por que tu mente va a entender “quiero sentirme mal”.



Vamos a Llevar los Ejercicios un Poco más Lejos

Algo súper importante de entender es que tu mente no distingue entre algo real y algo que estás imaginando o que estás recordando.

Hagamos el siguiente ejercicio. Concéntrate mucho. En verdad date unos segundos para responder las siguientes preguntas.

Piensa en la última vez que te enojaste. ¿qué te hicieron? ¿quién te hizo enojar? ¿por qué te enojaste? ¿qué le dijiste a esa persona? ¿o no le has dicho nada y eso te hace enojar más?

Te comparto: DEJA ATRÁS TU ESTRÉS TODOS LOS DÍAS

Recuerda muy bien la situación, regresa a ese lugar de enojo y furia en el que estabas.

Ahora…

Pon atención a tu cuerpo.

¿tienes el ceño fruncido? ¿los músculos apretados? ¿estas enojada? ¿se te subió el ritmo cardiaco?

Si hiciste bien el ejercicio, estoy seguro que sí, que estas enojada, que tu cuerpo reaccionó a lo que estabas recordando.

El poder de la mente.

Pero también podemos hacernos sentir bien con sólo visualizar cosas bonitas.

Vamos a sacarte de ese estado de enojo.

Piensa en un sueño, algo que quieras lograr que te emociona mucho.

¿es algo que quieres comprar? ¿o alguien a quien quieres ver? ¿o tal vez un viaje que estás planeando?

¿cómo te hace sentir eso que quieres comprar, o ver, o viajar?

Ahora sonríe, aunque sea forzado, pon una sonrisa en tu boca.

Imagina que increíble va a ser cuando tengas eso que compraste, o que estás con esa persona o en el viaje que planeas.

¿qué ves? ¿qué escuchas? ¿como es la temperatura? ¿cómo te sientes?

Una vez más, si realmente hiciste el ejercicio (que espero que si, y si no regresa a hacerlo), seguramente te sientes mucho mejor que hace unos minutos.

Seguramente esa sonrisa sigue en tu boca. Te sientes bien y relajada. Posiblemente hasta te pusiste más derecha.

¿ahora entiendes el poder de la mente? me crees que no distingue entre algo que imaginas y algo real.

¿Y no sería genial poder usar este poder de la mente a tu favor, cuando quisieras?

Una forma de lograrlo es a través de las visualizaciones, y aprender a hacer visualizaciones efectivas es una de las herramientas más poderosas que puedes aprender. Lo aprendes a hacer bien una vez y te sirve por el resto de tu vida.

Lo Mejor de Ninja Mami