Las Princesas de Disney No Son El Problema

Las Princesas de Disney No Son El Problema


En la nueva película de Disney Wreck-It Ralph 2: Ralph Breaks Internet, podemos ver un crossover súper esperado en el que se puede ver a las diferentes princesas de todas las películas de Disney con sus atuendos icónicos, manteniendo una conversaciónen la que parecen ser bastante inseguras.

Este crossover me ha hecho pensar en el "problema de la princesa de Disney".  A menudo muchas personas en mi círculo feminista critican estas películas po rque están llenas de estereotipos que hacen ver a las mujeres débiles y como un objeto.

Hoy en día pensamos que el tema de las princesas Disney es un problema o está muy trillado, se ha dado la “moda” de pensar que son damiselas en peligro, y creo que se ha llegado a esta conclusión más bien por el empoderamiento femenino en el que vivimos ahora.

Yo soy una de esas mujeres que creció viendo las películas de princesas, las ame en su momento y las sigo amando aun ahora. Cuando leí los cuentos originales aprendí a ver y entender las películas de una manera más profunda ya no solo veía a esa damisela en peligro.

Recordemos que estos cuentos de hadas empezaron más bien como un tipo de fábula, como historias con moraleja. Eran relatos que se pasaban de boca en boca de generación en generación que cambiaron con el paso del tiempo y que gracias a autores como los hermanos Grimm, Charles Perrault y Hans Christian Andersen que los tradujeron y recopilaron, los tenemos hoy, de los cuales luego Disney hizo adaptaciones para niños. Hay que aprender a apreciar esa adaptación y no solo criticar lo que no entendemos.

Artículo relacionado: PREPARA A TUS HIJOS PARA EL EMPRENDIMIENTO

Recordemos también que en el tiempo en el que se escribieron o transcribieron las mujeres sí necesitaban un príncipe azul, sí era lo que esperaban, era lo “correcto”. No creo que sea justo criticar una película que fue hecha con una mentalidad de hace más de 30 años, con la igualdad y el feminismo con el que vivimos hoy en día.

Ahora muchas personas piensan que las películas de princesas sólo enseñan a nuestros hijos a que las niñas son frágiles y que tienen que esperar a un príncipe azul que las venga a rescatar, y a los niños a ser ese príncipe azul.

Pero, ¿por qué no darles un enfoque diferente a estas películas?, ¿por qué no en vez de prohibir esas películas a nuestros hijos, sentarnos con ellos a verlas y enseñarles otro punto de vista?

Las películas como Blancanieves, Cenicienta, La bella durmiente y La Sirenita generalmente son las más criticadas por los papás, diciendo que las princesas sirven como un premio como si fueran simplemente un objeto. Blanca Nieves es insípida, Aurora literalmente duerme más de la mitad de la película, Ariel se deshace de sus aletas por un chico que ni siquiera conoce, todos hemos escuchado los argumentos.

Recientemente, la actriz Keira Knightley dijo que ciertas películas de Princesas de Disney están "prohibidas" en su casa, aun cuando ella ha participado en películas de Disney.

Por ejemplo, el caso de Cenicienta es el de una niña maltratada que su único propósito era servir a su madrastra y hermanastras tras haber perdido a su padre, en general todo mundo piensa que el príncipe llegó a rescatarla, pero podemos verlo de otra manera, por ejemplo, ella ni siquiera sabe quién es el príncipe cuando aparece la Hada Madrina.  Esta amable y mágica dama concede el deseo de Cenicienta de ir al baile. Su deseo es tener una noche libre. Una noche en la que puede sentirse bonita, divertirse y luego estar en casa antes de la medianoche para seguir con su vida normal. Podemos decir que encontrarse con el príncipe fue la cereza del pastel, y que el príncipe al final fue a buscarla por su propia voluntad.

Te puede interesar: 6 MANERAS DIVERTIDAS DE ENSEÑAR A LOS NIÑOS SOBRE EL DINERO

Bajo la mentalidad correcta, Cenicienta puede servir como una lección para los niños contra la maldad y una lección de perseverancia. A pesar de su situación, Cenicienta se mantiene positiva y esperanzada, la bondad puede ser el rasgo mejor utilizado para describirla. Todas las Princesas de Disney tienen cualidades que son admirables, y no necesariamente tienen que ser un modelo a seguir.

La también actriz de Disney, Kristen Bell, dijo que tampoco es muy partidaria de algunas películas de princesas, pero las usa para enseñarle a sus hijos, por ejemplo, en Blancanieves que aceptar una manzana de una mujer que no conocen no es la mejor idea. O en el caso de La Sirenita la historia termina con ella lanzándose al océano para morir y luego convirtiéndose en un ser etéreo obligada a hacer buenas obras durante 300 años para tener la oportunidad de ganar su alma inmortal, seguramente el autor quería que fuera una lección no una meta.

Siempre podemos resaltar las cualidades que hicieron a las princesas individualmente especiales: valentía, amabilidad, espíritu empresarial, fé, humor, inteligencia. Al fin y al cabo, las princesas de Disney no son perfectas como ninguna de nosotras. Nunca van a ser el modelo ideal para muchas, pero sus fallas y sus aciertos nos enseñan algo.

Creo que todo tipo de cuento es una oportunidad para enseñar a nuestros hijos a sacar sus propias conclusiones a tener un pensamiento críticos de lo que están viendo, son una oportunidad de crecimiento, de entender que no todo es blanco o negro, si no que hay una gama de colores en medio.


Lo Mejor de Ninja Mami

Las Princesas de Disney No Son El Problema
Las Princesas de Disney No Son El Problema