No Quedes Atrapada por tus Pensamientos

No Quedes Atrapada por tus Pensamientos

Tal vez te has preguntado o alguna vez has escuchado que si existe algún truco mental que puede romper la barrera de tu cerebro para el éxito. ¿Estás atascada en la misma vieja rutina? ¿No puedes alcanzar tu potencial? Mueve el interruptor en tu cabeza para cambiar las cosas para mejor.

Nuestros cerebros son increíbles. Son capaces de crear trucos psicológicos que cambien nuestros comportamientos o extraños poderes curativos, nuestras mentes están sorprendentemente abiertas a manipulaciones que pueden cambiarnos para mejor.

De la misma manera puede que juegue para el bando contrario, y por eso te presento a continuación 8 señales que indican que estás atrapada por tus pensamientos.

1. Eres indecisa

Tardas años en elegir algo entre el menú, decidir tus planes de fin de semana o reservar un vuelo. Está cambiando entre tareas y proyectos porque no está segura de cuál es el más importante. O, lo que es peor, pones en riesgo a tu empresa porque pareces ser incapaz de tomar decisiones efectivas y, por lo tanto, obstaculizas el progreso de los demás. Tu mente está demasiado nublada para ver claramente las diferentes opciones y sus respectivas consecuencias.

2. No tienes un ritual de meditación

Has intentado la meditación pero has decidido que no es para ti. Pero tampoco has integrado ningún otro ritual en tu semana para despejar tu cabeza, como dar largos paseos o ir a Yoga. Para decirlo sin rodeos, no estás haciendo nada para aclarar tu mente y dejar espacio para lo nuevo. En cambio, solo sigues añadiendo shows al circo en tu mente. O, lo que es peor, estás adormeciendo temporalmente tu mente con comida, alcohol, sexo, compras u ocupaciones.

3. Tienes problemas de concentración

Te estás desviando en las reuniones o te pierdes en tus pensamientos 3 minutos después de agarrar un libro. Estás cambiando el tema en conversaciones sin siquiera escuchar lo que la otra persona acaba de decir. Tu mente es una lista de cosas por hacer, incluso cuando estás fuera de la oficina y eres extremadamente propensa a cualquier tipo de distracción.

4. La mayoría de tus pensamientos se centran en el pasado o el futuro

Estás obsesionada con eventos pasados, pensando en cosas que podrías haber hecho o deberías haber dicho, o estás obsesionada con el futuro, constantemente preocupándote por lo que podría pasar. Esto te deja con una depresión leve o ansiedad crónica y te incapacita para disfrutar el momento.

5. Te encuentras atrapada en los mismos pensamientos

Nunca has terminado de pensar en algo. Parece que te sigue a donde sea que vayas. Lo piensas cuando te levantas, varias veces durante el día y antes de irte a dormir; incluso puede que no te puedas dormir. Cuando estás preocupada por algo, estás obsesionada y parece que no puedes dejarlo ir. Pero también sabes que tu forma de pensar no te lleva a ninguna parte, simplemente sigues yendo en círculos sin encontrar una solución o rompiendo el círculo pensando de manera diferente sobre la situación.

6. No has tomado vacaciones para tu mente en mucho tiempo

Ni siquiera recuerdas la última vez que pudiste olvidar las preocupaciones de tu vida diaria durante algún tiempo. No te has dado permiso para salir de tu rutina y tomarte un tiempo, entregando tu responsabilidad por unos días a alguien más. Incluso en vacaciones, tu mente y tu computadora portátil siempre están "encendidas". O, lo que es peor, regularmente te apetece tomar un descanso de "ti mismo", pensando: "¡es tan agotador ser yo!".

7. Te encuentras en una posición reactiva

Te falta la claridad mental para pensar en el futuro y planificar tus próximos movimientos. En cambio, estás reaccionando a tu entorno, persiguiendo a tus competidores y el momento en tu día, sintiéndote como si siempre estuvieras atrás.

8. No puedes dormir

Como si no fuera suficiente que la mente esté funcionando todo el día, ni siquiera puedes desconectarte cuando estás en la cama. Tus pensamientos continúan en círculos, y posiblemente se vuelvan más catastróficos pronto.

Una gran mente puede ser tu mejor aliada o un asesino brutal para tu productividad y bienestar, y por lo tanto de ella dependemos para una vida bien vivida. La naturaleza de los tiempos modernos hace que sea casi imposible silenciar naturalmente la mente de vez en cuando. Por lo tanto, dominarla se convierte en una opción activa y una práctica diaria.

LO MEJOR DE NINJA MAMI

No Quedes Atrapada por tus Pensamientos
No Quedes Atrapada por tus Pensamientos
No Quedes Atrapada por tus Pensamientos
Val Escobedo