Prepara A Tus Hijos Para El Emprendimiento

Prepara A Tus Hijos Para El Emprendimiento

Es difícil para mí decir si sería la emprendedora que soy hoy, si no hubiera intentado vender galletas de puerta en puerta cuando tenía 7 años.

De hecho, mi primer intento de emprendimiento no fue lo que esperaba, te hablé de él en un video en Facebook, te comparto el enlace en caso de que no lo hayas visto. DA CLICK AQUÍ.

Esta y otras experiencias fueron mi base para llegar a la emprendedora que soy hoy. Tuve que tocar puertas y cobrar, y los consejos que recibí se basaban en mis habilidades de servicio al cliente. Tuve que aprender a interactuar con todo tipo de personalidades diferentes, todas ellas dos, tres, cuatro o más décadas mayores que yo.

Es una pena que el comercio se haya ido, y es igualmente triste que no enseñemos a nuestros hijos estas mismas lecciones en la escuela. Les enseñamos álgebra en lugar de cómo administrar su propio dinero. Les enseñamos biología pero no les enseñamos cómo nutrir sus propias ideas.

Hay una gran charla TED sobre la importancia de enseñar espíritu empresarial a los niños por Cameron Herold, un emprendedor que, como yo, luchó por seguir el enfoque de que la educación tiende a alentar. Y que quede claro, no estoy diciendo que la escuela no tenga su lugar. Si deseas ver el video de la charla, da click aquí.

Entonces, ¿qué lecciones deberían aprender los niños desde el principio para prepararlos mejor para el emprendimiento?

1. Cómo administrar el dinero (incluso si se trata de pequeñas cantidades)

No sé ustedes, pero la primera vez que gané un peso, quedé encantada.

Pero la palabra clave ahí es "ganado". Hay una gran diferencia entre darle a tu hijo $ 5 para el almuerzo solo porque son tus hijos, y enseñarles cómo trabajar por el dinero que tienen.

En la charla TED de Herold, cuenta la historia de cómo sus padres le dieron dos alcancías: una por dinero que podría gastar en las cosas que quería y otra por ahorros. Cada vez que ganó $ 1, pondría 50 centavos en uno y 50 centavos en el otro.

Estos hábitos tempranos son tan importantes y no son tan difíciles de implementar. Pero, como padres, es nuestra responsabilidad ayudar a responsabilizar a nuestros hijos. De lo contrario, ¿qué alcancía crees que van a llenar más rápido?

Te puede interesar: 150 Emociones Positivas

2. El valor de la responsabilidad haciendo tareas

Incluso si tu hijo solo está en primaria, ¿por qué no tiene la responsabilidad de ganar algo de dinero cada semana haciendo algunas tareas básicas?

El propósito de levantar los platos de la mesa o hasta lavarlos no es darle dinero gratis a tu hijo. Es para enseñarles el significado de la responsabilidad e inculcar el concepto de intercambiar su tiempo y esfuerzo por algo, en este caso, un salario.

La diferencia entre los quehaceres y la tarea, sin embargo, es el hecho de que la tarea en realidad no proporciona el mismo tipo de emoción o recompensa. Les enseña a los niños a hacer lo que se les dice, pero no les enseña a hacerlo por sí mismos, así que reinvierte esas ganancias en otras cosas que puedan desear.

3. Cómo detectar la diferencia entre el servicio al cliente bueno y malo

Cualquier padre puede dar fe de haber recibido un mal trato en un restaurante cuando un camarero o una camarera manipularon un pedido, o no regresaron a la mesa para tomar el pedido.

Pero en lugar de simplemente mostrar tu frustración, considera la oportunidad de explicarles a tus hijos el valor de un buen servicio al cliente, o de cómo se ve el mal servicio al cliente. No se necesita mucho para decir: "¿Ves? No fue un gran servicio al cliente ". O, cuando alguien cuida de ti en una tienda, en un restaurante, donde sea, lo reconoce tu hijo y le explicas por qué es importante.

Las habilidades de servicio al cliente que aprendí de pequeña fueron uno de mis mayores activos como un emprendedor temprano. Después de todo, tener éxito en los negocios depende en gran medida de tu capacidad para ser responsable de hacer lo que dices que vas a hacer.

Conoces el Valor de una Sonrisa

4. Comercio de bienes, cómo se compran y se venden

Esto es algo que los niños entienden inherentemente. Cualquier comedor es un ejemplo perfecto. Un niño tiene una bolsa de papas fritas, y otro tiene un sándwich. Dependiendo de si el sándwich se ve fresco y sabroso, o se ve grande, o parece que alguien se sentó accidentalmente, determina su valor, y si el niño con la bolsa de papas querrá comerciar.

Pero a pesar de que los niños intercambian sus pertenencias, prestan juegos a amigos o consiguen la ayuda de sus compañeros para alguna actividad, rara vez nos tomamos el tiempo para establecer un paralelismo entre sus acciones y el espíritu empresarial en el mundo real.

Siempre he descubierto que las personas aprenden mejor cuando pueden asociar un nuevo conocimiento con algo que ya saben. Las metáforas pueden ser una herramienta útil para ayudar a acelerar el proceso de aprendizaje.

5. Las cualidades de vender

¿Cuántas veces le compraste a tu hijo un juguete nuevo, solo para que lo tire tan pronto como tengan otro nuevo?

Sé lo fácil que puede ser, como padre, descartar el anterior, pero considera esto como otra oportunidad para señalar el arte de vender. Sienta a tu hijo y explícale lo que pagaste originalmente por ese juguete, y lo que valdría hoy, basado en el desgaste, cuánto tiempo ha pasado, qué otras personas están dispuestas a pagar por él, etc. Con sitios web como eBay, incluso puedes poner el juguete viejo a la venta, y dejar que tu hijo se quede con el dinero de la venta.

Al menos de esta manera, están aprendiendo.

No te vayas sin leer: Los 10 Mejores Minutos de tu Día

¿Alguna vez has hecho alguna de estas cosas o imaginaste hacerlo? Comparte conmigo tu experiencia dejándome un comentario en mi fanpage de Facebook. Si tienes otras ideas, será genial leerlas. No te olvides de compartir este artículo con quien creas que pueda ayudarle.

LO MEJOR DE NINJA MAMI

Prepara A Tus Hijos Para El Emprendimiento
Prepara A Tus Hijos Para El Emprendimiento
Prepara A Tus Hijos Para El Emprendimiento